Saltar al contenido
Sexualizados_as

Escorts: la otra cara de la prostitución

Hoy en día vivimos en un mundo donde conseguir compañía no es tan fácil como antes. Sin contar que no todo el mundo tiene las capacidades sociales que se necesitan para acercarse a alguien y entablar una conversación. Por eso, y gracias al patrocinio de Escorts por Madrid, he indagado más entre la diferencia entre lo que es una escort y lo que es una prostituta.

Porque, si vas a contratar un servicio sexual, es mejor que te informes de lo que estás pagando.

¿Qué es una escort?

Una escort es una mujer de compañía… pero no únicamente de compañía sexual. Tal como las geishas de la antiguedad en japón, las escorts ofrecen entretenimiento, compañía, cariño y sexo a sus clientes. Son actrices con un papel programado que interpretan a la perfección para satisfacer a sus clientes.

Por ejemplo, fingir ser una novia cariñosa y amable con la que tener una cita romántica con final feliz. Porque son algo más que un cuerpo y una cara bonita; todas las escorts profesionales son inteligentes y pueden hablar de cualquier tema con fluidez. Al fin y al cabo, su cometido es aliviar tu corazón de la soledad, una enfermedad que se extiende peligrosamente hoy en día.

Escorts por Madrid

El patrocinador de este artículo es una empresa que me ha dedicado su tiempo en explicarme de qué trata y sus políticas. Así como todas las diferencias que tienen con un servicio de prostitución al uso.

Aun así, me he dedicado a fondo a estudiar su variedad de servicios y modelos. Y me he encontrado con servicios para todos los gustos, cuyas explicaciones se hacen con el máximo respeto y profesionalidad. Que, además, buscan que los/as más curiosos/as se puedan informar de  nuevas formas de practicar sexo, sin prejuicios ni tabúes.

La gran diferencia entre una prostituta y una escort

En la España actual, la prostitución está muy ligada a la trata de blancas. Y aunque no es el 100% de los casos, sí que encontramos que la gran mayoría de prostitutas de la calle son inmigrantes o esclavas de sus chulos y dueños. Es decir, que ejercen el oficio por obligación y necesidad pues, de otra forma, incluso su familia podría estar en peligro.

Por eso mismo, me gustaría que hubiera más campañas que informen de lo que supone contratar un servicio sexual en la calle. Y también por este motivo recomiendo la contratación de escorts.

Porque una escort ofrece sus servicios de forma voluntaria y con gusto. Hace su trabajo porque quiere y, además, es una profesional en ello. Así que, si buscas algo más que aliviarte sexualmente, contrata una escort.