El Minotauro y su leche ~SEXPERIENCIAS~

En esta sexperiencia, Catalina ha preparado un juego de roles para ser penetrada con fuerza, de forma vaginal, por su pareja con un cosplay de Minotauro.

sexperiencias catalina minotauro y su leche

Anotaciones principales

  • Las sexperiencias son conductas imitables.
  • Imitar una sexperiencia no garantiza el placer, porque cada persona es diferente.
  • Recuerda que lo principal es divertirse.
  • Comunicarte con tu propio ser y tu(s) pareja(s) es esencial para el placer.
  • Ten siempre a mano lubricante y protégete.

¿Qué puedes encontrar en esta sexperiencia?

Minotauro y su leche

Mientras su pareja se viste para la ocasión, Catalina se desnuda y se masturba sentada en el diván. Acaricia su dicklit y mete los dedos en su vagina. Sobre la mesita, tiene un enorme bote de lubricante. También han preparado un enorme dildo eyaculador pegado a una buena jeringuilla de lubricante efecto semen, envuelta en un saco de semillas caliente. Lleva mucho tiempo con esa fantasía en mente y quiere hacerlo ya. Pero sabe que, por mucha facilidad para dilatar que tenga, necesita preparación.

Cuando su campeón pica a la puerta, Catalina le permite la entrada con las piernas bien abiertas para darle la bienvenida. El Minotauro, un gladiador que ha pasado la tarde entreteniendo al público, entra en la estancia y cierra la puerta tras de sí. Después, se acerca a ella mientras se quita las pocas piezas de cuero y algodón grueso que cubren su cuerpo. Avanza paso a paso por la habitación dejando caer sus grebas, mitones, cota de malla y la falda de cuero. Así, sobre su cabeza queda únicamente el casco atravesado por sus cuernos y el arnés donde, al acercarse a ella, coloca el enorme dildo eyaculador. Entre sus nalgas cuelga el plug con forma de cola de vaca.

Mitad hombre, mitad bestia. Catalina observa su badajo mientras se mete un cuarto dedo en la vagina. Necesita prepararse más. Treinta centímetros de largo y seis de diámetro con una uretra que permitirá rellenarla como un pavo de en Navidad.

Las expectativas la mantienen lubricada y cachonda. Su Minotauro la besa en profundidad mientras aparta su mano y mete dos dedos. Sus dedos gruesos le encantan y los disfruta mientras pasa de sus labios a su pechos. Con la otra mano, acaricia su dicklit y Catalina siente que va a estallar. Pero aún no.

Catalina se pone de espaldas y abre la cadera para que su Minotauro pueda meter un cuarto dedo y parte de los nudillos en su interior. Le encanta, pero necesita más dilatación. Así que siguen poniendo lubricante y estimulando hasta que puede meter los cinco dedos y parte de los nudillos.

Desesperada, empapada y palpitante, Catalina le pide a su pareja que la penetre ya. El Minotauro le pregunta, con suavidad pero también muy excitado, si está segura. A lo que ella asiente.

Saca los dedos y Catalina siente el vacío repentino, también muy placentero. Minos se coloca bastante lubricante en el pene y acaricia la entrada de la vagina con él. Mientras entra lentamente, Cata se recuerda que debe respirar y abrir las caderas.

Poco a poco, el Minotauro se abre paso dentro de ella, que se siente llena y satisfecha. Así, de espaldas, no sabe cuánto falta para sentir su pubis en las nalgas. Una mezcla de placer y agonía que la calienta por dentro y por fuera. Es la primera vez que se enfrenta a algo de tal envergadura, pero el esfuerzo vale la pena. Sin dolor, sin tensión.

Al sentir en arnés en sus nalgas, Catalina se siente repleta de placer. Entonces, el Minotauro se aferra a sus tetas y le arranca un gemido de placer.

Mientras parece probar la elasticidad de sus pechos, Minos lame su espalda y cuello. Entonces comienza a moverse con un ligero toque de cadera que Catalina siente en el estómago. Con poco movimiento, lo siente en todo el cuerpo.

Cuando Cata se acostumbra, el Minotauro comienza a sacar y meter más el pene. A veces saca parte de su interior y se lo masturba de forma que también lo siente. Otras, la embiste con fuerza de forma que sus enormes testículos le golpean el dicklit y suenan como unas palmadas muy efusivas.

Al estar a punto de correrse, Catalina avisa a Minos y este la penetra con fuerza mientras empuja el émbolo de la jeringuilla y la llena de lubricante efecto semen. Está caliente y con la potencia justa. La cantidad es tal que parte del semen cae al suelo al desbordarse de su vagina.

Entonces, el Minotauro se retira a media asta y se escurre el pene con las manos como quien ordeña una vaca. Entonces, Catalina siente cómo se llena aún más de semen mientras su campeón termina de sacar el dildo. Y, al retirarse del todo, le coloca un dildo corto grueso a modo de tapón que luego fija a su cuerpo con cinta de PCV. Así, rellena, le ofrece una mamada.

Puedes imitar esta sexperiencia usando…

Deja un comentario

¿Tienes dudas? ¡Contáctanos!