Masturbación en la biblioteca ~SEXPERIENCIAS~

En esta sexperiencia, Cosme está leyendo una novela en la biblioteca cuando tiene la urgencia de masturbarse… Y no hay un baño cerca.

sexperiencias cosme masturbacion en la biblioteca

Anotaciones principales

  • Las sexperiencias son conductas imitables.
  • Imitar una sexperiencia no garantiza el placer, porque cada persona es diferente.
  • Recuerda que lo principal es divertirse.
  • Comunicarte con tu propio ser y tu(s) pareja(s) es esencial para el placer.
  • Ten siempre a mano lubricante y protégete.

¿Qué puedes encontrar en esta sexperiencia?

Masturbación en la biblioteca

Cosme ha decidido pasar la tarde en una biblioteca, con todas las letras. Enorme, con cientos de secciones. Incluso hay una parte con varias plantas de suelo enrejado. Se ha sentado en el suelo porque no quedaban sillas libres, si mira hacia arriba puede ver a todas las personas de las plantas superiores caminando mientras busca libros que leer o información para sus trabajos. Algunas de estas personas, llevan falda.

Por pura vergüenza, Cosme sigue leyendo su libro, una novela erótica que tiene pendiente desde hace un tiempo. Sin embargo, parece que sus genitales tienen otra idea. Cierra los ojos y respira. El corazón le va a mil. No es momento ni lugar, pero si va al aseo se le notará. Primero tiene que calmarse.

Sin embargo, no puede evitar volver a mirar hacia arriba para encontrarse unos ojos traviesos de vuelta. Cosme no la conoce, pero es Catalina. Sentada en cuclillas justo encima, con una falda, sin ropa interior… Para un mejor vistazo, coge su smartphone y enciende la linterna para iluminar bien debajo de la falda. Le guiña un ojo, se levanta y se va, feliz de la reacción de Cosme.

La erección aprieta en los pantalones. Mira en derredor, pero no parece haber nadie. Tampoco hay nadie mirando hacia abajo. Desliza la mano en la mochila y saca de dentro un preservativo grande que se coloca sin desvestirse. Después, coloca el libro y las piernas de forma estratégica para que no se vea que mete la mano en sus pantalones para tocarse.

Los nervios atenazan su garganta, el corazón le va a mil. Pero la mano se le mueve sola sobre su pene, primero lento, después cada vez más rápido. Presta atención al sonido, que no sea muy fuerte, pero estar el un lugar público le provoca miedo, excitación y vergüenza a partes iguales. ¿Y si Catalina vuelve? ¿Y si entra alguien en su planta? ¿Hay cámaras de seguridad? ¿Y si le exponen en internet?

Sin embargo, no puede evitar mover cada vez más rápido la mano. Cierra los ojos y recuerda la visión bajo la falda de Catalina, lo que estaba leyendo en el libro, su situación… Hunde la cara en el libro y se muerde el labio para no gemir en voz alta. Siente las miradas clavadas en su cuerpo, pensamientos de escándalo, sentimientos de hacer algo malo y prohibido. Sin embargo, su mano no para de moverse hasta que gruñe y rebufa en un orgasmo silencioso que llena el preservativo.

El olor a semen y preservativo queda presente. Es algo que no puede evitar. Deja el libro a un lado y saca una toallita húmeda de la mochila. Saca el pene del preservativo y se limpia como puede. Cierra el preservativo y lo mete en la toallita. Saca otra y se limpia las manos. Deja el libro de nuevo en el estante y se marcha. La vergüenza, el placer y la adrenalina aún le envuelven pero considera más sensato y correcto volver otro día.

Puedes imitar esta sexperiencia usando…

Deja un comentario

¿Tienes dudas? ¡Contáctanos!