Saltar al contenido
Sexualizados_as

Tabaco y sexo ~¿Cómo afecta el tabaquismo a tu vida sexual?~

El tabaco afecta a tu salud general. Es verdad y está demostrado, pero hoy quiero hablarte sobre tu salud sexual. Porque tabaco y sexo no congenian bien y quizá al leer esto te lo pienses dos veces y decidas dejar de fumar.

Tabaco y salud

La nicotina y todos los demás excipientes del tabaco afectan a la salud del consumidor y aquellos que lo rodean. Todo tu sistema respiratorio se resiente y degenera con el tiempo. Al final, puedes llegar a contraer cáncer; pero siempre estás a tiempo de dejarlo.

Tabaco y sexo

Estudios sobre la sexualidad y el tabaquismo (amplia información con más datos) demuestran que el tabaco también afecta a tu sistema circulatorio. Al fin y al cabo, la oxigenación de tu organismo se trastorna debido al tabaco.

Eso significa que al disminuir el oxigeno en sangre los hombres pueden desarrollar impotencia, baja calidad de espermatozoides e incluso bajo deseo sexual y poca potencia en los orgasmos.

En las mujeres el efecto es similar: infertilidad, reducción del orgasmo y menor placer sexual.

Dejar de fumar: métodos convencionales

Quizá te parezcan pocos los riesgos por el placer de fumar (no debería), pero piensa en ello seriamente. El placer del tabaco enmascara de mala manera todo el daño que hace a tu cuerpo, mientras que practicar sexo tiene efectos reales y positivos en tu organismo.

Así que, si quieres dejar de fumar, si lo quieres de verdad, tienes muchísimos métodos a tu alcance que varían en efectividad según la persona. Sobre todo, dejar de fumar depende de tu voluntad para hacerlo.

Reducir la dosis

Mucha gente practica este método. Reducen su consumo de tabaco poco a poco limitándose los cigarros al día hasta que consiguen dejarlo. Es un método largo que requiere organizarse y tener mucha fuerza de voluntad, porque siempre hay dinero en el bolsillo y hay demasiados lugares donde comprar tabaco.

Parches y chicles de nicotina

A la venta en farmacias. La nicotina es el ingrediente principal que hace que el tabaco se convierta en adicción. Así que muchos optan por consumir la nicotina directamente para dejar de fumar y así deshacerse de todos los excipientes “malignos”.

Sin embargo, este método puede generar en una adicción aún mayor de consumo indiscriminado de nicotina si no se sabe controlar.

Dejarlo a lo bruto

Otra opción igual de válida. Requiere muchísima fuerza de voluntad y casi una cuarentena. Tira todo el tabaco a la basura y enciérrate en casa a ver pelis y comer palomitas. Distráete, aléjate de las tentaciones. Pero ten presente que tarde o temprano volverán a ti y no puedes evitar que otros disfruten de lo que tú ya no quieres.

El vapeo

El patrocinador de este artículo, Ivapeo, te anima a sustituir el tabaco por el vapeo. Ahora los líquidos que se hacen para estos cigarrillos electrónicos carecen de nicotina por lo que no te encontrarás con el problema de cambiar una adicción por otra. Hay líquidos de muchos sabores y cigarrillos para todos los gustos. El problema, dependiendo de la legislación de tu país tendrás que convivir con fumadores si quieres vapear en un restaurante o un café. Así que deberás mirar dónde vapeas.

Aun así, actualmente está demostrado que vapear es otra adicción más. Aún se estudian todos sus efectos en el cuerpo y hay muchas discrepancias en cuanto a lo bueno y lo malo de esta nueva moda. Así que si quieres saber más sobre ello te recomiendo que acudas a tu médico y no a internet. Porque encontrarás desde artículos catastrofistas a artículos que defienden que el vapeo es la salvación.