Saltar al contenido
Sexualizados_as

Posturas para el sexo en invierno ~♂x♂~ ~♀x♀~ ~♂x♀~

Llega el invierno y el frío y el placer no suelen llevarse bien. Si tienes frío te costará llegar al orgasmo e incluso puede que pierdas las ganas por el camino. Así que hoy te voy a dar algunas ideas de posturas sexuales para el invierno.

El frío y el placer

Antes de empezar me gustaría darte una pequeña píldora de sabiduría. No es mucho, pero te ayudará a comprender algunas cosas de tu cuerpo.

Cuando tu cuerpo se excita, la sangre se acumula alrededor de las zonas erógenas. Sobre todo, se acumula en los genitales y aquellas zonas que sean estimuladas en el momento.

En cambio, cuando tienes frío, la sangre se reparte por el cuerpo para calentar las zonas frías. Esto es algo que tu cuerpo hace de forma automática y es inevitable.

Así que, como verás, frío y placer son prácticamente incompatibles. La única excepción es que tengas todo el cuerpo caliente y estimules puntos concretos con frío (por ejemplo, un hielo).

Manta y arrumacos

Para este artículo me he decidido a hacer una “manta” transparente. Así podrás ver lo que pasa debajo y, además, me gusta como han quedado las fotos. Por lo demás, no tenía calefactores ni calcetines miniatura, así que eso toca imaginarlo.

Así que, dependiendo de tu economía y de tu situación (hay casas más o menos frías), vas a tener que añadir parafernalia a tus relaciones.

El sexo debajo de un edredón mullido y caliente (cuanto más pesado mejor) puede ser muy interesante. Con o sin luz, la mayoría de las posiciones que se adoptarán vendrán acompañadas de abrazos. Cuanta más piel haya en contacto, mejor.

Y si eres una persona sin problemas de claustrofobia, siempre puedes bucear entre las sábanas para ofrecer a tu pareja una sesión de sexo oral.

Calcetines sexys

Una persona vestida únicamente con unos calcetines puede parecer poco sexy o dejada. Sin embargo,una pareja comunicativa y con un vínculo de confianza no piensa en esas cosas.

Los pies son una puerta abierta al frío. Llevar unos calcetines durante el sexo puede marcar la diferencia entre el frío y la temperatura ideal.

Así que asegúrate de hacerte con un par bien calentito y grueso para la ocasión.

Calefacción, ¿sí o no?

Esto depende completamente de si se prepara con antelación o no. Si no tenéis la calefacción encendida y alguien se despierta con ganas de marcha en mitad de la noche quizá sacar un pie de la manta convierte tu libido en un cubito de hielo. 

Además, si la calefacción está muy fuerte puedes llegar a sudar demasiado y acabar con un resfriado.

Cuidado no te enfríes después

Porque una vez el cuerpo se relaja, es muy habitual que la temperatura corporal baje drásticamente y se coja frío. Si, además, os ponéis a dormir, tened en cuenta que el cuerpo bajará aún más de temperatura así que podéis acabar con un resfriado.

Quizá el orgasmo sea un potente y natural remedio contra gripes y resfriados, pero si no se toman las precauciones adecuadas siempre puede ser contraproducente.

Un último consejo

Ante todo, cuídate. Preservativos siempre a mano (también de los insertivos), piensa en si a tu pareja le apetece tener sexo y asegúrate de que ninguno/a tenga frío.