Saltar al contenido
Sexualizados_as

5 trucos para hacer un buen francés

Ya hemos hablado anteriormente de las felaciones y de algunas posturas para practicarlas; pero hoy quiero incluir algunos trucos más a tu repertorio cuando lleves a cabo esta práctica sexual. Así pues, adelante con estos 5 trucos para hacer un buen francés.

¿Qué es un francés?

Actualmente decimos “hacer un francés” cuando queremos referirnos a la felación (aunque también se incluye al cunnilingus). Esta expresión viene del siglo pasado, cuando los burdeles franceses gozaban de fama mundial por la realización de esta práctica.

¿Cómo hacer un buen francés?

A la hora de hacer un buen francés el factor fundamental está en conocer a la persona a la que se lo haces o que esta persona te indique adecuadamente. Sin embargo, voy a darte algunos consejos para empezar sin importar si la pareja es afectivo-sexual o solo sexual.

Contacto visual

Que no te dé vergüenza. Mirar a los ojos de la persona a la que estás practicando la felación es una declaración de intenciones a la vez que un recurso muy útil.

Te permite ver cómo reacciona a tus movimientos de boca y lengua y, a la vez, la persona que recibe la felación podrá ver en tu mirada que también estás disfrutando al practicarla.

Actitud

Estrechamente relacionada con la anterior. No dudes, varía e intensifica a medida que sientas que la otra persona lo necesita. Fíjate si en su pene palpita, se endurece y si su rostro muestra signos de mayor o menor placer.

Muestra tu confianza con tus movimientos de boca, manos y lengua. Pero sobre todo conoce tus límites y no metas el pene más allá de lo que eres capaz. Las arcadas no parecen sensuales a todo el mundo y no quieres pasarlo mal.

Humedad

Hidrátate antes de practicar la felación y deja que la saliva fluya. Escupe en la punta, deja que caiga la baba y utiliza esa lubricación natural para moverte suavemente y sin trompicones. Por supuesto, si ves que necesitas ayuda no dudes en utilizar lubricantes de sabores y sensaciones.

No te quedes con las manos quietas

La genitalidad (centrarse en los genitales) puede ser sencillo. Pero si quieres proveer sensaciones que la otra persona no olvidará utiliza tus manos y tu cuerpo.

Por ejemplo, frota tu cuerpo sobre sus piernas o practica un 69. También puedes masturbar su pene mientras lo

Dientes y texturas

No te centres en el mete saca. Utiliza toda tu boca para hacer un buen francés. Esconde tus dientes detrás de los labios o úsalos suavemente. Utiliza el paladar duro para dar textura (la parte superior de la boca) o la mejilla. La lengua plana o en punta. La variedad es infinita.

¿Natural o con preservativo?

Se denomina francés natural a aquel hecho sin preservativo, “a pelo”. Por supuesto si todo está en orden se puede practicar sin peligro pero para parejas sexuales o espontáneas se recomienda el uso de preservativos de sabores, que también son muy útiles si por casualidad quieres practicar la felación hasta la eyaculación pero no te gusta el sabor del semen.

¿Ayuda de una experta?

Por último, me ha sorprendido bastante pero a veces hay parejas que contratan a una escort para aprender de ella las artes sexuales. Por ejemplo, a hacer una felación perfecta como el que proponen en este enlace.

Así que como medio para la difusión de la salud sexual no dejo de pensar en la utilidad de este recurso. ¿Educación sexual práctica 3.0?

A %d blogueros les gusta esto: