Saltar al contenido
Sexualizados_as

Anilingus ~Todo lo que necesitas saber~

El anilingus, también conocido como rimming o beso negro, es la práctica del sexo oral al ano. En anteriores artículos hablé de posturas para esta práctica. Pero hoy quiero compartir algunas técnicas para disfrutar todo lo posible de este placer.

Zonas erógenas

Quizá pienses que, al ser sexo oral al ano, la única zona erógena es el efínter y el recto. Sin embargo, quiero ampliar horizones:

  • Genitales: sean femeninos o masculinos. Se pueden masturbar mientras tanto para aumentar el placer.
  • Perineo: Parte carnosa (con piel) entre el ano y la vagina o testículos.
  • Nalgas.
  • Esfínter: alrededor del agujero, parte rugosa.
  • Recto: agujero e interior del ano.

El anilingus: lengua, manos y labios

Con estos puntos de placer entre las manos, quiero hablarte de lo que puedes con cada uno de ellos.

Esfínter

La zona 0. El núcleo de esta práctica. Puedes lamerlo como si fuera un helado, rodearlo con la lengua o tentar el agujero con la “lengua de serpiente” (mover la punta de la lengua de arriba abajo o de lado a lado rápidamente). También puedes besarlo o rodear el agujero con el dedo mientras lames, chupas o mordisqueas otras partes.

Recto

Puedes meter la lengua y moverla dentro o entrar y salir con diferentes ritmos. También puedes utilizar los dedos para penetrar mientras lames el esfínter o meter la lengua junto con los dedos. Esto último puede ser un buen preliminar para el sexo anal o para el jugueteo con plugs.

Nalgas

Aunque no lo parezca, masajear las nalgas es una forma de estimulación indirecta de los genitales y el ano. Así que puedes masajearlas con los dedos, amasarlas como si fuera pan, mordisquearlas o colmarlas de besos.

Perineo

Situado entre la vagina o testículos y el ano, el perineo es una parte carnosa no blanda (es decir, tiene piel como la de las manos) muy sensible tanto en hombres como mujeres. Así que puedes masturbarla con las yemas de los dedos o lamerla mientras masturbas los genitales o el ano.

Genitales

Por último, pero no menos importante, el sexo oral anal permite tener de cerca los genitales y hacer un sexo oral más completo. Oral y masturbación u oral y juguetes. En tu imaginación está el límite.

Protección ante todo

Por último, me gustaría hablar de la protección para el sexo oral. En concreto, de la sábana de látex, un invento que necesita vibilizarse y que te protege de cualquier infección y/o enfermedad a la que puedas exponerte al hacer un anilingus. Como dicen siempre, mejor prevenir que curar.