Saltar al contenido
Sexualizados_as

Todo lo que quieres saber del Sexo Anal

Técnicas, formas en las que no duela, lubricantes, protección… Aquí te voy a hablar de todos los mitos y las falsas verdades sobre el sexo anal; una práctica sexual completamente diferente al resto.

¿Qué es el sexo anal?

El sexo anal es una práctica consistente en la penetración del ano mediante dildos, plugs o con el pene. En términos más vulgares y menos políticamente correctos, hablamos de usar el ano como si fuera la vagina de una mujer.

¿Quién puede practicar sexo anal?

La búsqueda del placer y el deseo llevó a los antiguos a practicar sexo anal entre hombres. Sin embargo, no es una práctica exclusiva del colectivo gay. Ni siquiera debe tomarse como algo fuera de lo común o más extraño que el sexo oral. Es una práctica más que puede practicar cualquiera que tenga ano. Es decir, que es una práctica sexual universal.

Cómo hacer que no duela

Mientras la vagina está hecha para dilatarse con más facilidad, el ano es un músculo que tiende a permanecer cerrado excepto para su uso habitual. Así que es normal que se piense que el sexo anal duele. Porque suele doler si no se hace bien. El esfínter debe trabajarse y ayudarlo a dilatar. Se debe tener paciencia, jugar con él y, con tiempo y práctica, cada vez será más fácil practicar sexo anal.

Sin embargo, aquí te dejo unos consejos generales:

Ante todo, lubricación y protección

El uso de preservativo es esencial para prevenir cualquier infección o enfermedad de transmisión sexual. Además, ayuda en la penetración al darle al pene una superficie más lisa y firme. Además, los lubricantes anales llevan casi todos analgésicos o relajantes que hacen la penetración más sencilla y menos dolorosa.

El poder de la mente

Porque tu mente es mucho más poderosa de lo que crees. Y es muy fácil de demostrar. Si subes a un coche pensando que te marearás, acabarás vomitando. Así que si vas a practicar sexo anal y piensas que te dolerá, se te acabó la fiesta. Debes pensar en el disfrute y el placer, relajarte por completo y dejar de pensar. Aquí unos consejos con ayuda del mindfulness:

Por último, toma el control

Porque la persona que te va a penetrar no sabe si te duele, si necesita que vayas despacio o cómo penetrarte mejor. Así que si es tu primera vez preparad entre los dos tu ano, súbete encima y baja poco a poco. Sigue tu ritmo y disfruta del poder y la bajada. Respira, deja de pensar y adéntrate en el mundo del sexo anal.

Y si aun con todo duele

No insistas esta vez. Si los músculos se tensan y te duele, no insistas por hoy. Deja que a tu ano tranquilo por esta vez y, por favor, no te desanimes ni te vayas con mal sabor de boca. Practicad petting, sexo oral o lo que os apetezca. Mañana será otro día.

Kit de entrenamiento anal

Porque, en efecto, el ano es un músculo y lo puedes entrenar. No te preocupes que no se dará de sí, entrenarlo no afectará a tu vida diaria ni perjudicará tu salud. Solo es un entrenamiento para trabajar la memoria muscular y la anticipación. Es decir, que vas a “adiestrar” tu ano para que sea más penetrable y, además, enseñarás a tu mente que debe prepararse para la acción. Pronto haré un video sobre un kit de entrenamiento al que le tengo echado el ojo, pero el sistema es muy sencillo. El kit puede estar formado por dos, tres o más plugs anales de tamaños diversos.

Vale, ¿pero qué es un plug?

Un plug es un juguete sexual con una punta muy estrecha que se ensancha poco a poco hasta llegar al diámetro de un pene (los hay de distintos tamaños). Su diseño está pensado para que sea fácil de introducir en el ano y este se ensanche poco a poco. Así que un kit de entrenamiento anal es un juego  de plugs de distintos tamaños. Por ejemplo, uno del tamaño de un rotulador permanente, otro de un pene pequeño y otro de un pene grande. La cuestión de este kit es que jueges en solitario o en compañía con estos plugs poco a poco, dilatando y relajándote. Si consigues una vez ponerte el grande sin dolor no significa que ya puedas lanzarte a lo bruto al sexo anal, pero es un principio. Incluso puedes tener estos plugs como parte del sexo, empezando con los dedos, luego los plugs y por último el pene de tu pareja.

¿Y qué es la anticipación?

Sin duda alguna, la anticipación es la piedra angular del placer. Es el arranque del motor que te lleva al orgasmo, ese cosquilleo que te roe las entrañas y te humedece la ropa interior cuando piensas en lo que vas a hacer, o en lo que quieres que te hagan. Si le enseñas a tu mente que el sexo anal es algo placentero y que lo deseas, en cuanto te pase la idea por la cabeza tu cerebro se encargará de que tu esfínter se relaje con facilidad. Así, con el tiempo, podrás practicar sexo anal habitualmente sin sufrir dolores ni “agujetas” al día siguiente.