Saltar al contenido
Sexualizados_as

Cunnilingus ~Todo lo que necesitas saber~

Ya hemos hablado del cunnilingus antes, tanto en la sección de posturas como en el canal. Pero hoy queremos contarte algunas cosas más sobre el cunnilingus, desde un mapa de puntos de placer hasta técnicas que gustarán a la mayoría de mujeres. Al fin y al cabo, cada una es diferente y puede tender más a unas u otras prácticas.

Zonas erógenas importantes

La vulva de la mujer está compuesta por muchas partes de las que hablamos en su respectivo momento. Te hacemos un resumen:

  • Monte de venus: la parte visible de la vulva, donde está el pelo púbico. Los cuatro dedos por encima de los labios superiores.
  • Labios superiores: a los dos lados de la apertura. Partes carnosas.
  • Labios inferiores: ya dentro, son como dos crestas de gallo.
  • Clítoris: pene pequeño, punto de placer principal. Encima de la uretra.
  • Vagina: apertura conocida comúnmente por ser el lugar donde va el pene. En realidad está hecho para la procreación y la concepción. Orificio de salida de la menstruación.
  • Perineo: entre la vagina y el ano. Punto carnoso.

Por supuesto, todo el cuerpo está lleno de puntos de placer que dependen de cada persona; pero los anteriormente mencionados son aquellos básicos y comunes en todas las personas. Además, estamos hablando en especial de los genitales femeninos.

El cunnilingus: lengua, manos y labios

El cunnilingus tiene muchas formas, pero vamos a hablar de algunas técnicas “infalibles”.

Ábrete, sésamo

Buena para empezar. Con las piernas ligeramente abiertas y sin separar los labios superiores, lame la apertura de abajo arriba y de arriba abajo. También puedes lamer las ingles y los labios. Con la lengua plana o en punta. Repite, cambia de ritmo. Mete la lengua en la apertura al pasar de abajo arriba y tocaras el clítoris.

Si se hace apartando los labios o con las piernas más abiertas, puedes imitar los lametazos de un perro en el agua para dar tirones de placer. Sobre todo, concéntrate en la entrada a la vagina y el clítoris.

Otra versión de esta práctica consistiría en dar vueltas en redondo con la lengua alrededor de la apertura de la vagina o en los labios inferiores. De esta forma, se estimulan las partes no visibles del clítoris.

La serpiente

Centrada en el clítoris. ¿Sabes cómo mueven las serpientes la lengua? Pues eso. Mueve la punta de la lengua contra el clítoris. De lado a lado, de arriba abajo. Es una estimulación directa que permite masajear los labios superiores e inferiores con los dedos mientras tanto, o incluso penetrar con los dedos para estimular también el punto G.

El chupete

Aquí vas a imitar una felación. Piensa en el clítoris como un pene pequeño y lámelo, chúpalo y mámalo en consecuencia. Piensa que realmente es un pene pequeño igual que los testículos son otro tipo de ovarios.

Exploración

Esta práctica consiste en penetrar la vagina con la lengua. Se puede intercalar con el ábrete sésamo y, según la postura, puedes acompañarte de estimulación al clítoris. ¿Cómo? Pues apoya la yema del pulgar en el clítoris y haz pequeños redondeles con el dedo.

Por último, variedad

Como siempre, en la variedad está el gusto. Estas de aquí arriba son algunas opciones con las que empezar a investigar. Después mezcla, inventa y pregunta a tu pareja si le gusta o qué ideas tiene. Pregúntale cómo le gustaría que se lo hicieras, porque esa es sin duda la mejor forma de encontrar la técnica perfecta.

Protección ante todo

Por último, me gustaría hablar de la protección para el sexo oral. En concreto, de la sábana de látex, un invento que necesita vibilizarse y que te protege de cualquier infección y/o enfermedad a la que puedas exponerte al hacer un cunnilingus. Como dicen siempre, mejor prevenir que curar.