Propiocepción, sexo consciente y procesamiento sensorial

Si tienes dificultades para centrarte en el sexo, sus sensaciones y placeres, puedes recurrir al sexo consciente. Sin embargo, tu facilidad para sentir recae en tu procesamiento sensorial y tu propiocepción. Es este artículo quiero hablarte sobre cómo puedes definir tu perfil sensorial y utilizarlo para que el sexo sea más placentero.

sexo consciente, propiocepción y procesamiento sensorial

Qué es el sexo consciente y otros tecnicismos que necesitas conocer

El sexo consciente es una forma de practicar sexo (tanto en solitario como en compañía) que se centra en despejar la mente, respirar y ser plenamente consciente de las sensaciones que experimentas durante el acto. Por ejemplo, nosotros tenemos a la venta un curso sobre masturbación consciente que sienta las bases de esta práctica.

Este tipo de práctica es útil para muchas personas diferentes, pero se recomienda sobre todo en casos donde hay dificultades para centrarse en el sexo o sientes que te abrumas o no sientes absolutamente nada.

¿Qué es la propiocepción?

La propiocepción es el sentido que permite a nuestro cerebro saber qué ocurre y dónde en nuestro cuerpo. Por ejemplo, nos avisa de que tenemos hambre, ganas de orinar o defecar e incluso permite ser consciente de una eyaculación que empieza a “subir” o una menstruación que empieza a “bajar”. Cuanto más alto es tu sentido de la propiocepción, más puedes sentir; aunque sentir demasiado… Puede ser un problema.

¿Qué es el procesamiento sensorial?

Por último, el procesamiento sensorial es el proceso que organiza y distingue la sensación del propio cuerpo y del entorno, haciendo así posible el uso efectivo del cuerpo dentro del entorno. Según tu capacidad de procesar las sensaciones que recibes de tu entorno y en tu cuerpo, puedes reaccionar a ello.

Dificultad para sentir o centrarse en el sexo

Muchas disfunciones o problemas sexuales tienen su raíz en:

  • Dificultad para centrarse en el sexo.
  • No sentir nada durante el sexo.
  • Sentir demasiado durante el sexo.
  • Incomodidad.

Estos problemas pueden ser o bien por un estado mental anormal (ansiedad, estrés, depresión…) o problemas sensoriales, tanto primarios (de toda la vida) como secundarios (a raíz de algún suceso en tu vida). Por supuesto, si no eres capaz de averiguar por tu cuenta qué es lo que te pasa, antes de acudir a Google te recomiendo consultar a la persona especialista que corresponda.

Neurodivergencias y trastornos sensoriales

Ya llevo un tiempo investigando sobre sexo y personas neurodivergentes o con diversidad funcional. En sí, estos estudios son los que me han incitado a escribir este post.

El caso es que suele ocurrir en personas con TDAH (trastorno por déficit de atención e hiperactividad) que se encuentran con la incapacidad de centrarse en el sexo. Es decir, sus mentes de quedan en blanco (espaciarse) o comienzan a saltar de pensamiento en pensamiento constantemente. Esta incapacidad de “estar aquí” también puede darse por distracciones del entorno (ruidos, olores…) que abstraen la mente de lo que se está haciendo en el momento.

En el caso de personas autistas, se pueden encontrar con la misma situación de las personas con TDAH (tienen rasgos comunes) o, si tienen trastornos sensoriales, se encuentran con que el sexo no les es para tanto o sienten que no funcionan como deben. Esto, cuando hay una hiposensibilidad; porque cuando hay hipersensibilidad el sexo puede llegar a ser abrumador o bloquear por completo.

Descubrirte y sentir

Sea cual sea tu caso, el mejor consejo que te puedo dar es: explórate. Descubre cuál es tu forma de sentir, crea tu mapa erógeno y busca tu propia forma de funcionar. De nada sirve intentar ser “normal” cuando la normalidad no deja de marcarse por la mayoría en vez de por el total. No disfrutas como se supone, ¡no es un problema!

Por supuesto, escriba lo que escriba no es como que de repente en tu cabeza vaya a haber un click que te haga cambiar de forma de ver las cosas. Puedes aceptar tu forma de sentir y ser, pero puede que pase mucho tiempo hasta que borres de tu mente esos pensamientos que te hacen sentir mal: no eres una persona rota, extraña o anormal. Eres… tú. Y nadie puede compararte con otra persona.

Así, una caricia en el brazo puede ser placentera, abrumadora, dolorosa o, simplemente, no ofrecer sensación alguna. Esto se debe a que los receptores sensoriales son más o menos sensibles, las redes neuronales llevan la información más detallada o más simplificada y que el cerebro las interpreta de una forma u otra. Desgraciadamente, nuestro entorno social se harta de decirnos cómo tenemos que sentir y qué en concreto. ¿Te suena?

Utilizar el sexo consciente para desarrollar la propiocepción y disfrutar más del sexo

Soy una firme defensora de la masturbación. No solo porque es independencia del placer; sino también porque te permite ser más consciente de tu propio cuerpo, aprender cómo funciona y cómo siente. Cuando hablé sobre el Curriculum sexual (ahora ampliado para más perfiles sensoriales) ya te expliqué que cada persona es única y es importante conocerse para alcanzar un placer cómodo y libre de tensiones, expectativas y ansiedad.

Crea un ambiente cómodo, hazte un masaje y presta plena atención a cómo sientes y cómo reacciona tu cuerpo a las caricias. Mastúrbate, utiliza juguetes… Pero quédate en el momento. Si te es difícil permanecer en el aquí y ahora, hablar en voz alta de cómo te sientes puede ser un buen recurso.

Al trasladar esta práctica a la pareja, la comunicación activa es esencial. Si te abruman las sensaciones, necesitas más, menos o simplemente quieres un cambio, puedes decirlo. Mejor aún, habla de ello también después. Cómo te has sentido (tanto lo bueno como lo malo) e invita a tu pareja a expresarse también. Para ello, la confianza es esencial.

Por último, déjame decirte que si necesitas ayuda o consejo puedes contactarme. Siempre estoy dispuesta a escuchar y aconsejar sin juzgarte ni menospreciarte. Porque sé que solo tú sientes como sientes.

Un comentario de “Propiocepción, sexo consciente y procesamiento sensorial

  1. Pingback: Esta medida de tu cuerpo facilita el orgasmo vaginal | Sexualizados_as

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Tienes dudas? ¡Contáctanos!