Saltar al contenido
Sexualizados_as

Masturbación masculina ~Todo lo que necesitas saber~

La masturbación masculina es ampliamente conocida. Normalmente, ningún hombre necesita que le enseñen a masturbarse porque ya saben hacerlo. Sea por instinto o por experimentar con su cuerpo.

Sin embargo, la forma en la que se practica esta masturbación instintiva, que únicamente busca la satisfacción lo más rápido posible, puede llegar a generar problemas a largo plazo. Así que me gustaría tratar la forma correcta de masturbarse para que todo hombre se beneficio de ello.

Ir a descargar

Un pequeño inciso

La masturbación no se centra únicamente en los genitales. Al fin y al cabo, el cuerpo es un campo repleto de zonas erógenas a la espera de ser explotadas. El masaje erótico y la masturbación de otros puntos del cuerpo, incluso la penetración, se fusionan con la masturbación de los genitales con tal de conseguir una sinfonía perfecta que acabe con un buen orgasmo.

Sin embargo, en este artículo aprenderás todo lo que necesitas saber sobre la masturbación de los genitales masculinos.

Los genitales masculinos no son solo el pene

Un pene es un pene. Largo, corto, grueso, delgado con o sin prepucio. Todos los penes son iguales desde el punto de vista del placer. Todos tienen las mismas partes y se pueden estimular igual. Luego ya depende del hombre que sea más o menos sensible a esta práctica.

Pero tener el pene a mano no significa que debas centrarte solo en él. Estás dejando de lado muchas zonas de placer con las que puedes juguetear y llegar a huevos horizontes.

Anatomía de los genitales masculinos:

  • Glande: También conocido como “capullo”, el glande es la punta del pene y la zona más sensible del mismo. Tiene las mismas terminaciones nerviosas que un clítoris.
  • Cuello o tronco: Desde el final del glande hasta que el pene se une al cuerpo. El tronco es la parte donde se suelen centrar las masturbaciones “instintivas” o básicas.
  • Base: Zona alrededor del pene, donde se une al cuerpo.
  • Uretra: El agujero por el que se orina y eyacula. Es muy sensible pero a la vez hay que tener cuidado con ella.
  • Corona: La fina línea donde el glande se une al tronco. Normalmente ahí está el frenillo del prepucio o, si estás circuncidado, donde está la cicatriz de corte (puede variar).
  • Bolsa de los testículos:  No tiene pérdida.
  • Perineo: La parte de carne entre los testículos y el año.
  • Ano: Todo el mundo lo conoce.

Es decir, la gran mayoría de estas partes pertenecen al pene pero no son solo eso. Cada una es tan importante como las demás y aprender a jugar con casa una de la forma adecuada puede marcar la diferencia.

La masturbación masculina

Antes de dar un ejemplo, te voy a exponer una lista de movimientos. Si te lo haces a ti mismo no tendrás más problemas, pero si se lo haces a otra persona necesitarás práctica para adecuar la intensidad y la velocidad. O, si no, puedes pedirle indicaciones.

  • La zambomba“: El movimiento básico de la masturbación masculina.
  • Movimiento Jelq al derecho y al revés: Como ordeñar pero sin hacer vaivén. Es decir, o solo el movimiento de  subida o solo el movimiento de bajada.
  • Exprimir el limón: También llamado “limpiar el pomo”, es un movimiento que consiste en ahuecar la mano y girarla como si exprimiéramos un limón o una naranja para hacer zumo.
  • Hacer fuego“: Coger el pene con las palmas de las manos y moverlas en sentido inverso una de la otra, como si hicieras fuego con un palo.
  • Amasar pan“: Por supuesto, de una forma suave. Consiste en amasar la carne y acariciarla a la vez.
  • Apretar: Casi como pellizcar pero en zonas de carne más grandes. Un poco, lo justo. Depende de los gustos.
  • Tirar: Lo dicho. Con mayor o menor intensidad. Lo justo para generar placer. Por supuesto, hay personas a las que no les gusta.

Para casi todos estos movimientos puedes usar uno, dos dedos o incluso toda la mano (o ambas) para variar en la intensidad, ritmo, velocidad… Hace falta práctica, instinto y/o indicaciones. Todo es probar.

Ejemplos

¿Qué hacerle a qué parte? Aquí tienes una sencilla lista de lo que puedes hacer y dónde.

Glande

  • Caricias con un dedo o dos.
  • “Exprimir el limón”.
  • “La zambomba”, pero en pequeño.
  • Retorcerlo un poco, con suavidad y cogiéndolo con dos dedos.

Tronco

  • “La zambomba”.
  • “Hacer fuego”.
  • Ejercicios Jelq.
  • Variar estos movimientos: usar dos dedos, cuatro, dos manos…

Base

  • Masajear con los pulgares a ambos lados haciendo círculos.
  • Apretar la base mientras se hacen otros movimientos, sin demasiada fuerza.

Uretra

  • Acaricia la apertura.
  • Con el meñique, acaricia un poco por dentro. Con mucho cuidado y cautela. Gusta pero puedes arañar el interior con las uñas, así que límalas bien.

Testículos

  • Acarícialos.
  • Amásalos.
  • Tira un poco de ellos.

Último consejo: Mezcla movimientos y busca tus zonas más sensibles.

Por supuesto, en la variedad está el gusto y todo no está inventado. Todo es probar y probar. Experimentar es el quid de la cuestión.