Saltar al contenido
Sexualizados_as

Autoerotismo ♂ ~Masturbación en solitario~

El autoerotismo es la estimulación sexual en solitario. Aquí entran la masturbación, la penetración y otras muchas prácticas sexuales que se pueden practicar con una misma. Así que hoy quiero enseñarte algunas posturas para el autoerotismo masculino.

Ten en cuenta tus zonas erógenas

El cuerpo entero es un hervidero de placer. Cada persona tiene diferentes puntos más o menos sensibles pero hay una serie de zonas que son más sensibles en la mayoría. Estas zonas son las que debes empezar a explotar y dominar para luego explorar horizones desconocidos. Si no las conoces, echa un vistazo a este artículo.

Tu cuerpo es tuyo, así que mímalo y aprende a controlar cómo, cuándo y de qué forma siente placer. Además, déjame decirte que el cerebro es también una zona erógena y tu grado de excitación mental se traducirá en más o menos placer corporal.

Encuentra tu punto dulce

Conocemos por punto dulce aquella parte de tu cuerpo que te produce placer extremo. Además, es la baza segura para llegar al orgasmo y la parte que te hace incluso babear del gusto.

¿Dónde está?

Por supuesto, estoy hablando del pene. En concreto, del glande y la uretra. Acaricia con la yema del dedo el glande. Traza círculos alrededor desde el frenillo hasta la punta. Poco a poco, te darás cuenta de que en la parte inferior, cerca del frenillo (donde el prepucio se une al pene) y la uretra son mucho más sensibles.

Algunas prácticas, incluso, consisten en penetrar la propia uretra (algo de lo que no voy a hablar hoy).

La masturbación frente al espejo

Los hombres, al menos en su mayoría, están acostumbrados a verse los penes y manipularlos a diario. Sin embargo, masturbarte frente al espejo puede ser una experiencia completamente diferente.

De esta forma, con un espejo puedes observar las partes de tus genitales que no sueles ver. Prácticamente es pornografía en directo y te sorprenderá saber que hay mucha más gente de la que lo admite que se excita mirándose.

No es un síntoma de narcisismo, más bien una parte más de la psique humana. Grabarse manteniendo sexo o ver a otras personas haciéndolo es excitante por el simple hecho de que no es algo «normal»

Masturbación anal

El sexo anal es una práctica cada vez más habitual. Así que, como no pierdes nada por intentarlo y te encuentras en un entorno completamente seguro, prueba a estimular tus nalgas con un masaje de acercamiento y separación. Es decir, abre y cierra tu esfínter a través de tus nalgas.

También puedes usar tus fluidos, bocales o preseminales, para mojarte los dedos y estimular el esfínter. Si relajas el cuerpo, poco a poco verás que puedes introducir el dedo. Si te parece más seguro, utiliza lubricante en base agua.

Poco a poco conocerás más tu ano y, si descubres una nueva forma de estimularte, será una batalla ganada. Al fin y al cabo, es el acceso más directo al punto P (es decir, la próstata). Una forma completamente nueva de placer.

Masturbación con juguetes

Todo el mundo tiene derecho a usar un dildo de vez en cuando o de forma habitual. La juguetería para los genitales masculinos es cada vez mayor y mejor así que iremos hablando de ella en nuestra playlist de juguetes.

Sin embargo, déjame decirte que la masturbación masculina no consiste únicamente en meterla en una copa o falsa vagina. También puedes utilizar un dildo para practicar un frott o un vibrador de dedo o fálico para estimular tus puntos más sensibles. Incluso puedes masturbarte con un huevo tenga.

(En la foto superior, nuestro muñeco está haciéndose un frot.)

Penetración con juguetes

Por último, tienes un surtido muy variado de juguetes para penetrar. Los efectos se dividen en boca, vagina y ano y cada uno de ellos tiene modelos diferentes con texturas variadas.

Si quieres un ejemplo práctico, échale un vistazo al video de la copa tenga.

A %d blogueros les gusta esto: