Saltar al contenido
Sexualizados_as

Tipos de orgasmos: la gran mentira

Hay muchos mitos alrededor del sexo. La gran mayoría de ellos sobre cómo se supone que tiene que ser el sexo, sobre el placer según en género y, sobre todo, sobre los tipos de orgasmo.

Porque se supone que hay muchos orgasmos diferentes, que el orgasmo “cambia” según si es anal, vaginal, desde el pene o el clítoris. Pero déjame decirte que todo eso es mentira.

¿Qué es un orgasmo?

Aunque en este artículo ya hablé del tema, deja que te haga un resumen simple: el orgasmo es una descarga repentina de la tensión sexual acumulada.

Contracciones musculares, secreción de fluidos y creación de hormonas como la oxitocina, la endorfina o la prolactina. Todas estas son las reacciones del cuerpo ante un orgasmo.

Y nunca cambian, sin importar el medio por el que se alcanza el orgasmo.

La verdad: tipos de formas de llegar al orgasmo

Así que cuando se habla de tipos de orgasmo, sin importar hombre o mujer, lo que en realidad se dice es que hay diferentes formas de llegar al orgasmo.

Por ejemplo, los famosos tipos de orgasmo femenino (clitoral, vaginal y anal) no existen. Porque en realidad son diferentes medios de llegar a una misma reacción corporal y mental.

Lo mismo pasa con el orgasmo masculino. Homosexual o no, el hombre puede llegar al orgasmo únicamente con estimulación anal. No es obligatorio estimular el pene, ni siquiera necesita estar erecto.

El orgasmo mental

Puedes pensar que todo lo que digo es una sarta de mentiras. Que no tengo fundamentos y todo son teorías. Así que deja que te lo demuestre de una forma sencilla.

Te voy a dar ejemplos reales de excitación, placer y orgasmo sin recurrir a ningún órgano sexual. Y así te demostraré que el verdadero órgano sexual es el cerebro.

Pornografía

Al ver escenas pornográficas, al leer un libro erótico… La información de tus ojos pasa a tu cerebro y este interpreta como agradables y excitantes las imágenes, de forma que hace reaccionar tu cuerpo en consecuencia.

Todo esto depende únicamente de tus gustos sexuales. Si ves escenas de prácticas que conoces o que te son agradables, te excitarás. Si ves escenas en las que aparecen prácticas que te desagradan o te parecen dolorosas, no te excitarás.

El sueño húmedo

Un sueño erótico, también llamado sueño húmedo, es aquel en el que tienes o ves relaciones sexuales con personas conocidas o desconocidas.

Estos sueños pueden provocar que, al despertar, estés completamente excitado/a. Esto es absolutamente normal.

Incluso puede pasar que llegues al orgasmo en el sueño y realmente “te corras”. Y todo esto sin que te toquen.

BDSM / shibari / tantra

Estas prácticas consideradas “alternativas” no se rigen por orgasmos que vienen de los genitales. El placer que se consigue viene de otras muchas prácticas y estimulaciones.

Y sin embargo todas las personas que practican este sexo supuestamente alternativo pueden llegar al orgasmo igualmente.

Sin ir más, lejos, cuando estuvimos en Erostreet Festival fui testigo de cómo una mujer llegaba al orgasmo mientras estaba suspendida, atada y agarrada por la nuca.

Performance de @clementine.poulain y @canitt.

Conclusiones

En definitiva, los orgasmos vienen del cerebro y este se estimula de formas muy diversas. Los gustos de la persona interfieren en su forma de sentir placer y, a su vez, en las reacciones del cerebro ante ciertos estímulos.

Así que piensa detenidamente en esto y explora todas las formas de excitar tu cerebro. Descubrirás formas de placer que creías inimaginables.